Enseñanza paterna

Ayer, mientras tendía ropa a secar en el patio, escuché esta conversación de un padre con su hijo de unos tres años, todavía con media lengua:

– … el Calo.

– ¡Hijo puta el Carlos!. A ver, ¿cómo es?

– Jo puta el Calo.

-¡Bien!

¡Qué gracioso resulta un crío diciendo palabrotas! Cuando crezca un poquito se preguntará dónde las habrá aprendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *