Generosidad

Los detalles pueden alegrar la vida.

El sábado, mi sobrina Andrea hizo su primera comunión. Recibió un regalo por partida doble: dos cámaras fotográficas.  Cuando se le dio la posibilidad de cambiar una de ellas por otra cosa, renunció a ello para que su hermana Marta también tuviera una.

He utilizado la palabra de forma intencionada y precisa, porque para ella fue una renuncia en sentido estricto: le costó. Pero fue generosa de forma voluntaria, sin sugerencias de nadie, porque entiende que con la comunión ha hecho un compromiso y lo quiere cumplir. Merece las felicitaciones que recibió por ello.

Aceptar responsabilidades es un aprendizaje necesario y difícil. Aunque en otras ocasiones haya que recordarselo, ha empezado bien.

4 comentarios en “Generosidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *