¡Qué noche la de aquel día!

Hay personas con distintas capacidades y con distintos niveles de desarrollo de las mismas. Pero encontrar una persona que tenga tantas, tan variadas, y en tan altísimo nivel como mi amigo Agustín es realmente difícil.

Hay personas que consiguen establecer muy buenas relaciones humanas con mucha gente. Pero encontrar una que concite la unanimidad de tantas y tan diferentes mujeres y hombres, de  jóvenes y mayores, de alumnado y profesorado, de cualquier estatus social como mi amigo Agustín, es realmente difícil.

La mayoría de las personas tienen una profesión, o un oficio, y alguna afición. Pero encontrar a alguien con tantas y tan variadas dedicaciones y que destaque tanto en todas ellas, es poco menos que imposible.

Algunas personas saben mucho de algo y presumen de ello. Pero encontrar a alguien que sepa tanto de tantas y tan diferentes facetas del conocimiento, que lo ponga al servicio de quien lo necesite o lo requiera y no alardee ni de su saber ni de su servicio, puedo aseguraros que es complicado.

De la mayoría de nosotras y nosotros mucha gente tiene buena opinión pero puedo asegurar que de mi amigo Agustín siempre (y van cuarenta años), siempre he escuchado alabanzas de quienes que le han conocido en cualquiera de sus facetas. ¡Y vaya si es difícil tal unanimidad!

Algunas personas mejoran, con su sola presencia, el ambiente de trabajo y las relaciones humanas de los espacios en los que se mueven. Mi amigo Agustín es una de ellas, sin lugar a dudas.

El pasado miércoles fue el último día oficial de trabajo en su último centro docente para mi amigo Agustín. Y la pasada noche celebramos su jubilación, que no su abandono de la docencia, ni de ninguna otra de sus actividades. ¡Qué noche!

Las fotos son una pequeña muestra, para que he contado con la colaboración de otro amigo, José Antonio, sólo para poner de relieve el entorno, el patio de los Claustros de Santo Domingo, y la estupenda organización del acto por parte del Instituto.

5 comentarios en “¡Qué noche la de aquel día!

  1. Muchisimas gracias amiga Engracia por verme con tan buenos ojos!!! Siempre he tratado de aprender de las mejores… entre los que has estado tu. Un fuerte abrazo!!!

  2. Amiga Engracia:
    Qué relato más perfecto y ajustado realizas del gran AGUSTÍN con mayúsculas.
    Realmente es una auténtica radiografía del mismo que, sin duda, compartimos todas las personas que hemos tenido la fortuna de conocerle, trabajar, convivir y disfrutar de su compañía.
    Y ya que Jerez es su patria chica y también su patria grande, me permitirás que haga referencia al vino, que como sabes, aún siendo de la misma añada y del mismo páramo, es diferente. El vino no es caprichoso: el mejor vino es “ÚNICO.
    Y cuando una cosecha es “única ” estamos obligados a tratarla con esmero, con afecto, con cariño y con mucho amor… Y eso es lo que sucedió ayer en el marco de Jerez, pues homenojeabamos una cosecha excepcional.
    Y brindamos jubilosos por ella, por nuestro Agustín.
    Así lo viví yo ayer. Muchas gracias amiga Engracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *